martes, 23 de agosto de 2016

RPGaDAY 2016: Pregunta 23

Pregunta 23. Comparte una de vuestras mejores historias de "mala suerte".

Quizá el caso más curioso (aunque puede que no demasiado dramático o espectacular) me pasó en RuneQuest. Éramos un grupo de 3 ó 4 jugadores. En un momento de la partida, explorábamos una vieja cueva o sistema de cuevas. De repente, llegamos a un lugar en el que había un pozo natural. Por supuesto, quisimos explorarlo en profundidad.

Con unas cuerdas y algo de habilidad, descolgamos a uno de los personajes, con una antorcha en la mano. Poco a poco fue descendido por los demás hasta que le pareció ver algo... ¡un par de ojos llameantes en la oscuridad, de un brillo verde! Rápidamente, fue izado por los demás. Por algún motivo, quisimos bajar a ver mejor de qué se trataba, y otro de los personajes fue bajado con el mismo método... y allí seguían los ojos de fuego verde. Bajó el tercer personaje a ver a qué criatura pertenecían dichos ojos. Allí permanecían los ojos, por supuesto. Esta vez más llameantes e irritados que antes.

 Ya definitivamente asustados (esto era RuneQuest donde hasta las miradas matan) decidimos salir por patas. Bueno... y ya os podéis imaginar lo que había pasado en realidad. Los tres habíamos pifiado nuestras tiradas de Otear. En realidad lo que nos esperaba en ese nicho en un pozo oscuro eran unas esmeraldas del tamaño de una manzana. Y lo peor es que me da por pensar que en una situación "real", entre la oscuridad de la cueva, la oscilante luz de las antorchas, el miedo, la ansiedad... podría ocurrido esto mismo. El miedo se contagia con facilidad en los ambientes con presión... eso lo sabe cualquiera que de chaval haya explorado alguna cueva, pasadizo o caverna, cosa que, por cierto... ¿habéis hecho?


3 comentarios:

Víctor Sesmero dijo...

jajajaja!!!!
me parto

Raúl Cabeza de Plomo dijo...

Quería decir "podría haber ocurrido esto mismo"... estoy viendo alguna otra falta en el texto, pero con lo difícil que es tocar blogger con el móvil... mejor lo dejo para el futuro. 

(Simplemente para escribir este comentario las estoy pasando canutas...).

Por cierto, caigo ahora en dos cosas: que quizás pifiamos todos porque teníamos "encima" un modificador negativo brutal del tipo -50%, y que algo me parece recordar ahora de una "maldición"... ¿nos dijo el máster algo de una maldición? Cuán rápido pasan los años y cuán lábil es la memoria...

Víctor Sesmero dijo...

conociendo al master, cuadra la maldición